sábado, noviembre 29, 2008

250 años esperando por mí.

En el día de la Teletón a casa Adobe me fui.

Entre rones y reagetones me destruí.

Una entrada simbólica, con un 8 de noviembre ví.

Las ninfas, amigas de mi amiga, me dejaron ahí.

A una su cuerpo conocí y, a la otra, su vicio percibí.

En casa Adobe, 250 años de aquello esperaban por mí.

La amistad en el carrete tiene un sabor de anís:

Mecánico y de meretriz.

2 comentarios:

Etznab 6 dijo...

¿QUÉ HICISTE, VIEJO?
NOS MUY ALENTADOR ESTE POEMILLA.
¿QUÉ FUE DE TU FUERZA?
LAMENTABLE, PERO PERFECTAMENTE COMPRENSIBLE.
TRISTEZA.

fijate.cl dijo...

Estimado Compañero Digital:

Estamos en la bajada de la ola, ya. El Tsunami que me anunciabas llegó y con ello ya podemos decir que todo lo que nos sucede, está bien establecido desde otro orden.
Podrán borrarnos del mapa físico y también del digital; no obstante, todavía nos esperan muchas instancias para saber a que hemos venido en este tiempo y espacio.
Lo mejor que puedo rescatar de aquel día es la última frase.

“La amistad en el carrete tiene un sabor de anís:
Mecánico y de meretriz.

Atte.
HSQO
CIO ij

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.